Un ingreso inesperado

4 Jun

Últimamente hemos tenido un poco abandonada la comunicación y eso que había muchas cosas para contar. Esto ha sido debido a que hemos estado unos días (2 semanas) ingresados en el Hospital Niño Jesús porque Raúl empezó con fiebre, y resultó ser una neumonía. La verdad es que la primera semana fue durilla porque le costó que el antibiótico le hiciera efecto, y cuando ya llevaba dos días sin fiebre, una noche le dio una subida de fiebre bastante fuerte y tuvieron que ponerle oxigeno porque le bajó la saturación. Parece ser que esto fue debido a una broncoscopia que le hicieron por la mañana, pero el susto que nos dimos…. La segunda semana ya estuvo mucho mejor, fue comiendo más (esto en Raúl es un síntoma evidente de como se encuentra) y el viernes ya volvimos a casa. Aunque en el hospital, como siempre, no nos podemos quejar. Como siempre me sigue admirando la dedicación y entrega de todo el personal. Limpiadoras, auxiliares, enfermeras, médicos, psicólogos, profesoras,… todos ellos se dejan la piel día a día en su trabajo para ayudar a todos los niños que están allí, a llevar su estancia mucho mejor. Y por supuesto no nos podemos olvidar del gran trabajo que realizan los voluntarios de las distintas asociaciones, que tarde tras tarde, vienen a jugar con nosotros (Asion), nos arrancan sonrisas (Fundación Theodora), nos dejan juegos o nos ayudan a estar mejor gracias al reiki (Fundación Aladina). ¡Creo que es el único hospital en el que las horas pasan rápido!. A pesar de todo lo bueno, la verdad es que teníamos ganas de volver y estar los cuatro juntos, porque en estos casos, es Raúl el que está mal, pero para Ana tampoco son momentos fáciles de llevar. Echa de menos sus rutinas y sobre todo a su hermano (¡mucho más que a nosotros!). ¡Teníais que ver esta semana cada vez que sale del colegio los abrazos que le da!. Es impresionante como unos niños pueden añorar tanto a sus amigos. Le ocurre lo mismo al amigo de Raúl, Alex, que le ha echado muchísimo de menos y tenía muchas ganas de verle. Pero bueno, esperemos que sigamos como estábamos y este paréntesis de fiebre e infecciones se quede en eso, un paréntesis.

Unas de las novedades que tenía pendientes de contaros es ¡el éxito del torneo de golf de Ranillas! La verdad es que fue todo un éxito de asistencia y en gran medida fue debido a todos los patrocinadores que nos ayudaron aportando sus regalos para los sorteos de forma desinteresada (Pastelería Arruabarrena, El Corte Inglés, RT rotulación y equipamiento, La chinata, Augusta Golf Calatayud, Real Zaragoza, Jeff de Bruges, Chocolates Lacasa, Buen Gusto, Clinica Zambrano y Mantequería Sanz). Pero esto no había sido posible sin el apoyo de los gerentes de Ranillas Golf, Javier Chavarría y Francisco Moretón, sin la ayuda de Gemma González, Carlota, Alberto, Alonso y Nordin, todos ellos personal de Ranillas Golf.  Y por supuesto tenemos que agradecer a los amigos golfistas Gemma, Gonzalo, Mercedes, David, Pedro y Alicia, a todos los amigos del Colegio La Purísima y San Antonio de Zaragoza. Y para nuestros amigos Lan, Siti, Toño, Esther, Sergio, Fernando, Raquel, Miki y Susana por TODO, su ayuda, su dedicación, su colaboración y su empeño en hacerlo posible. Un besazo enorme de los cuatro. Y por supuesto un besazo enorme a “las manos inocentes”, que lo hicieron estupendamente!.

Aquí os dejamos unas cuantas fotos para que veáis que bien lo pasaron y la cantidad de regalos que había. Ya sabéis si no pudisteis estar en Ranillas ¡¡no os preocupéis, hay más torneos preparándose!! Y recordad lo más importante, todos estos actos ayudan a concienciar y dar a conocer la importancia de la donación de médula. Hazlo ya, hazte donante. DONA MEDULA, DONA VIDA.

 

 

Be Sociable, Share!
Be Sociable, Share!

¿Nos vemos en Facebook?